Mi carrito

Cerrar

Guía Básica Para Limpiar Zapatos De Piel Y Charol

Publicado

Siempre se ha dicho que los zapatos hablan mucho de la personalidad de un hombre. Un zapato limpio, lustrado, por lo general refleja el cuidado, el orden y la forma en la que la persona vive su vida y crea relaciones con los demás.

Puedes llevar un look sencillo, pero unos buenos zapatos pueden darte un toque espectacular. 

Puedes llevar tu mejor traje o mejor ropa, pero si los zapatos están sucios o no son los adecuados, todo tu esfuerzo se habrá ido a la basura. 

Que no falte en un cajón de tu casa estos aditamentos para conservar tus zapatos en perfecto estado. 


- 2 cepillos de cerdas naturales tamaño standard
- 2 cepillos de cerdas naturales pequeños para los rincones
- Varias gamuzas de algodón
- Crema hidratante para el calzado
- Betún o crema incolora
- Una buena grasa para calzado
 

Hablemos de los zapatos de piel

Los zapatos de piel son los más comunes y los menos cuidados. No es suficiente tan solo pasarles la típica esponjta que da brillo una vez al mes. Esa esponja se utiliza a modo de mantenimiento, pero no debe ser el único cuidado. Este es el secreto para mantener vivo y radiante tu calzado:

1 – Cepilla el zapato a conciencia para eliminar polvo y manchas.


2 – Si alguna mancha persiste, utiliza un paño de algodón humedecido en agua tibia para eliminarla.


3 – Un paso muy importante es la hidratación del zapato para que la piel no se resquebraje. Utiliza cremas especiales para la hidratación, que también aportarán brillo. Las encontrarás en cualquier zapatería.


4 – Aplica una crema incolora para devolverle su color natural. En este momento hay que tener cuidado o podremos estropear nuestros zapatos de por vida. Si encontramos una crema que iguale el color, perfecto, utilízala sin problema. Pero si tienes dudas, no te la juegues y apuesta por una sin color.


5 – Deja secar, vuelve a cepillar y, por último, un truco: con una gamuza de algodón o hilo frota el zapato hasta dejarlo reluciente.

Hablemos de los zapatos de charol

Cuando estrenas este tipo de calzado, todo brilla, reluce y el mundo mira tus pies. Sin emabrgo, tras varias puestas, el brillo va desapareciendo, los roces machacan el zapato y, si no pones remedio, todos pueden centrar la mirada en tus pies pero no por lo bien que lucen.

Con una gamuza húmeda y con movimientos circulares, elimina la suciedad superficial y las posibles manchas. Después, con un paño de hilo de algodón y una solución de vinagre y agua, frota todo el zapato para devolverle el brillo (también podemos utilizar leche en lugar de la mezcla de vinagre y agua. Sí, leche). Finalmente, con otra gamuza limpia u otro paño de hilo, frota todo el zapato con movimientos circulares hasta conseguir su brillo original.

Ahora, si no eres de los que acostumbran dedicarle tiempo al calzado para conservarlo en perfecto estado, hay materiales sintéticos que requieren muy poco cuidado y con tan solo limpiarlos con un trapito húmedo, siempre lucirán espectaculares.

Si este es tu caso, ¡estos son para ti! Su forro interior es de piel.

Y aquí puedes comprarlos. ¡HAZ CLIC!

Unos buenos zapatos y bien cuidados pueden durarte muchísimos años y seguirse viendo bien.

 

¡HAZ CLIC y suscríbete a la tienda para que puedas recibir descuentos mensuales en todos nuestros modelos de zapatos y tenis! 

0 comentarios

Deja un comentario

¡Hola!

¡Súmate a nuestra lista!